BRIEF FESTIVAL · OCTUBRE – MES GRÁFICO

MASTERCLASSES EN MEDIALAB-PRADO

Esta jornada mostró un punto interesante sobre la posición que está adoptando el diseñador estos últimos años. Es notable que ya no sólo nos dedicamos a diseñar gráficos u objetos; las historias y las experiencias han encontrado en en el diseño un nicho que permiten al usuario evolucionar e identificarse como persona. La aceptación de estas en la sociedad llegan al extremo de posicionar en “tendencia” los elementos que estemos promocionando con ellas.

El Día Briefworking comenzó con Joaquín Muñoz, de Abanlex, dando un repaso por los derechos que tenemos de exigir como creativos y sobre qué leyes nos podemos respaldar a la hora de proteger un trabajo.

La desinformación y la falta de claridad en este aspecto nos hacen pecar muchas veces de inocentes cuando los proyectos y las obras realizadas son copiadas y donde, en una primera instancia, optaríamos por ceder ante el fracaso. La idea más importante que nos transmitieron fue la de que una idea realizada es una idea con autor, y que por el simple hecho de haberse llevado a cabo ya es propiedad del creador. Las patentes, registros y demás órganos legales, como pueden ser los abogados y los jueces, distan años luz de estar formados ante las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías: registros online, firmas electrónicas… cabría eso sí debatir acerca de si la única manera de corroborar la autoría es a través de un registro tradicional pero: “hola a todos, vivimos en el país de la pandereta”. Cuando nos referimos a “asuntos normales que deberían ser gratuitos”. Hoy por hoy, toca pagar, y es algo hacia lo que, como artista y diseñador, estoy firmemente en contra.

¿Sería normal que un tendero en una tienda tuviese que pagar a un tercero por miedo a que la caja registradora se comiese su dinero? – Pues igual de absurdo es. La cosa es mantener los sueldos de terceros a base del trabajo de uno.

Encuentro Talentos Behance

Tras una muestra de odio hacia organismos culturales puntuales, pongámonos coloquiales, y es que lo admito, me puse muy nervioso en la presentación ante Adobe y los presente en la sala, aunque, no sé si es por los años de teatro, o el buen ambiente que había en la sala, que el nerviosismo se disipó en segundos.

El día anterior a la serie de conferencias recibí un email confirmando que habían seleccionado mi portfolio para ser expuesto usando la plataforma Behance. El hecho de que Mauco Sousa, un infografista nivel: DIOS (olímpico), estuviese en la sala, o haber expuesto mi trabajo después de Alberto Molina, que aparte de ser un diseñador gráfico de ideas súper frescas es un partidazo como persona ♥, es de esas experiencias que te hacen plantearte: ¿Y yo cómo he acabado aquí?

Lejos de pasarlo mal fue hasta divertido, y más cuando Heineken nos invitó a todos a cerveza, y pudimos hacer mientras tanto un poco de networking. Allí conocí a Pete Lloyd, un ilustrador irlandés que hace unas láminas que merecen ser vistas AHORA MISMO. También me reencontré con un amigo que conocí en un campamento de verano en Huesca hace ¿10 años?. Ahora es un ilustrador formado en Inglaterra al cual voy a intentar liar para hacer algo juntos (muahahaha).

Y no mucho más. La experiencia me demostró que:

– Si te dan la oportunidad de apuntarte a algo, apúntate.

– Si te pones nervioso piensa que no es para tanto.

– Si crees que conoces a alguien, salúdale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

borrar formularioEnviar